sábado, agosto 02, 2008

querido Doraemon que me ayudas a no morir calcinado



Se fue a dormir demasiado borracho cuando el cielo clareaba. Y cuatro horas mas tarde, cuando soñaba que le regalaban un teclado para el ordenador que no le cabía en la mesa y que tenía heridas en los antebrazos por la cinta adhesiva, Doraemon le despertó en la tele. "La porta màgica ens hi portarà!" Apagó la tele. Y la lámpara, tumbada de un cojinazo, sacaba humo y estaba churruscando el parquet.


2 comentarios:

L\'Oncle Vània dijo...

El salvador havia de ser blau, i havia de ser un gat, i havia de ser còsmic, és clar, és clar, no, no podia ser d'una altra manera.

Bones vacances protegides.

kobbalt dijo...

Doraemon es el mejor, yo he tenido sueños con él en el pasado